La Opinión de Málaga, 13 de octubre de 2000